Saltar al contenido

Nadie toca a las mujeres – cocina italiana

Vanity Fair dedica cobertura y también investigación a la denegación del derecho al aborto en Italia. En este país, el aborto es bastante difícil, en ocasiones imposible: alrededor del setenta% de los ginecólogos son objetores de conciencia. Mas en ciertas zonas llega aun al cien%, como lo prueba la encuesta firmada por Alessia Arcolaci que se puso en contacto con múltiples centros de salud y consultores para aclarar la complejidad de acceder a la interrupción voluntaria del embarazo prevista por la ley ciento noventa y cuatro de mil novecientos setenta y ocho.

“Mi madre acostumbraba a decir que las plantas precisan 3 cosas: sol, agua y amor. Y lo mismo ocurre con los derechos: si no los cuidas, si no los cuidas, un día te despiertas y se marchan. "Empiece con estas preciosas palabras de Emma Bonino el diálogo entre el miembro del Senado y también Kasia smutniak, protagonista de la portada del nuevo número de Vanity Fair en los quioscos de el día de hoy. Como el director Simone Marchetti en su editorial, “Dos mujeres inusuales, mas asimismo soñadoras, prácticas, amantes de sí y del resto, combativas y jamás, jamás renunciadas”.

Como era de aguardar, para nuestra portada, Smutniak lleva una camiseta con un mensaje activista: “Esta es mi elección. La opción de proteger los derechos alén de cualquier fantasma político, alén del género, alén de las barreras culturales: “En Polonia, contra la modificación de la ley sobre el aborto – autorizada solo en casos de violación o bien poner en riesgo la vida de la madre – asimismo pone a los campesinos con tractores . Y los camioneros bloquearon las carreteras. Es una cosa bonita, mas asimismo justa: hay que comprender que hay cosas que nos conciernen a todos ”. Una referencia al compromiso que asimismo viene de quienes han dedicado su vida y su profesionalismo a uno de los derechos esenciales a la salud y a la libertad de elección de la mujer: “Me da vergüenza estar en un país que está rigurosamente avanzado desde cierto punto de vista científico, mas horriblemente retrasado desde el punto de vista cultural ”, afirma en la encuesta de Alessia Arcolaci los ginecóloga Marina Toschi, quien, un par de veces por mes, a lo largo de diez años, llega al Centro de salud Ascoli Piceno de Perugia para asegurar el derecho previsto por la ley ciento noventa y cuatro.

La segunda razón por la que escogemos hacer esta cobertura es por los derechos. Todos. Los adquiridos y los todavía no conquistados, como los vinculados a DDL Zan contra la discriminación basada en el sexo. “Los derechos son aquello de lo que comprendes la relevancia cuando ya no los tienes. Y como la democracia, no medran en los árboles: hay que conquistarlos. Siempre y en toda circunstancia he creído que tratándose de derechos, la mejor defensa es el ataque. Mientras que solicita un derecho, solicite otros asimismo. E inclusive si todavía no has ganado la primera batalla, adelante ”, afirma Bonino.

Entonces, alístate. Alistemonos. Pues proseguiremos. Y tal y como si proseguimos.

A %d blogueros les gusta esto: