Saltar al contenido

Dónde comer en Caserta

De tierra a tierra. Desde la finca Pagliuca hasta el restaurant que le dio el nombre de “Terra”. Vegetariano, en la mitad de un jardín encantado, criatura de alguien singular. Lucie Belcore, que merece un libro, un recetario, mas asimismo una genuina novela. Madre de Francesco y Riccardo – «Ellos son mi vida, prométeme que lo vas a escribir, que absolutamente nadie lo borrará nunca". – y, entre una miríada de otras cosas, un superviviente de cáncer. Lucía abrió este sitio cuando absolutamente nadie lo creyó. Y lo sostenía de pie mientras que tampoco podía levantarse. Ahora es una saña, mas buena. Sonríe, baila entre las mesas y sobre todo cocina. Y su risotto con crema de pimientos grillados, polvo de aceituna caiazzane, alcaparras y crescenza de búfala, es una pieza maestra de color, equilibrio y placer. Terra es un sitio donde puedes comer a lo largo de horas, horas y horas, y saldrías lleno y satisfecho, mas ligero y saludable. Qué suerte tiene esta urbe a Lucía acá.

risottoRisotto de crema de pimientos asados, aceitunas chiazzane en polvo, alcaparras y crescenza de búfala, de Lucia Belcore, del restaurant vegetariano Terra.

Sin embargo, esto no puede ser todo en Campania sin pizza. Y en una peculiaridad ahora afianzada que ve a Caserta prácticamente un paso alén de Nápoles, al lado del monstruo sagrado Franco Pepe, otro gigante de personalidad y carisma se alinea. Francesco martucci es uno de los personajes más increíbles que se te pueden acontecer. Y no es suficiente con explicar su producto, pues con su Masaniellis ideó un planeta de arquitectura y diseño para un sitio magnífico, tradición, degustaciones y nuevas combinaciones para una pizza verdaderamente bastante difícil de igualar. “Futuro di marinara”, entre muchos otros: 3 temperaturas y 3 métodos de cocción diferentes. Cocido al vapor a cien grados, frito a ciento ochenta grados, al horno a trescientos ochenta grados. ¿Los ingredientes? Crema de tomates asados, aceitunas Caiazzo, alcaparras de Salina, orégano de montaña y anchoas de Trapani. El «Mani di Velvet" asimismo es imprescindible: crema de brócoli en agua de ricotta de búfala, mozzarella de búfala, salchicha de cerdo negro de Caserta y pecorino de las montañas de Lattari. Resumiendo, para los amantes de la pizza, acá es una insensatez.

Otra vez

Para un Caserta renacido, hay otro, viejo. No, Casertavecchia no es una parte de quién sabe qué una parte de la urbe, sino más bien un pueblo en sí que, caminando por ella, redefine el término de belleza, calma y sorprendo. Vale la pena hacer estos diez quilómetros, pues redescubre la estética y el entorno de una Edad Media que es un mosaico de postales de el día de ayer listas para transformarse en recuerdos indelebles del mañana. Una imagen en la que la vida vuelve, mientras que se pierde en pequeños antros de comida y vino.

Caserta viejaCasertavecchia, pueblo medieval.

Direcciones

CASERTE
Palacio Real de Caserta, reggiadicaserta.beniculturali.it
Restaurante Diana & Atteone, vía Maria Cristina di Savoia, tel. trescientos setenta y siete mil veintinueve 0724
Restaurante Vegetariano Terra, vía Bernardo Tanucci cincuenta y tres, tel. ochocientos veintitres 279704
En Masanielli, viale Giulio Douhet once, tel. ochocientos veintitres un millón quinientos cuarenta setecientos ochenta y seis, pizzeriaimasanielli.it
CASAGIOVE
Comerciante de vinos La Botte, por medio de Nazionale Appia ciento sesenta y ocho, enotecalabotte.it
ALVIGNANO
Finca Pagliuca, vía San Giacomo seis, tel. ochocientos veintitres ochocientos sesenta y nueve mil trescientos noventa y cuatro, Fattoriapagliuca.com

A %d blogueros les gusta esto: