Saltar al contenido

Albóndigas sin huevo: cómo hacerlas súper suaves

Aquí se explica de qué manera hacer albóndigas súper suaves sin huevo con un puñado de ingredientes y poquísimos pasos.

¿Alguna vez has intentado hacer albóndigas sin huevo? Sorprendentemente, uno de los ingredientes primordiales de este plato se puede eliminar sin comprometer el resultado final. Mas vayamos pasito a pasito. Los ingredientes básicos de las albóndigas son: carne picada (o bien reciclar carne hervida y otras preparaciones), pan empapado en leche, queso, huevos, ajo picado y perejil, sal y pimienta. Los 3 ingredientes, el huevo tiene la labor de actuar como un aglutinante para los otros. En verdad, a lo largo de la cocción, el huevo se endurece, haciendo que las albóndigas sean más compactas, con el peligro de endurecerlas. ¿Alguna vez has pensado que la masa cruda es demasiado blanda para acabar con albóndigas demasiado duras tras enhornar? Seguramente pusiste demasiados huevos. Este inconveniente no va a ocurrir con albóndigas sin huevo, sino más bien es esencial prestar singular atención a las proporciones y también ingredientes para eludir el efecto opuesto, o sea, albóndigas demasiado blandas y poco compactas. Con lo que acá están nuestros consejos para las albóndigas perfectas sin huevo.

Albóndigas sin huevo con yogur

Cremoso, espeso y envolvente. El youghourt no solo es bueno para el desayuno y como refrigerio, sino es el ingrediente idóneo para Mezcla los ingredientes en muchas recetas salobres, ¡como albóndigas sin huevo! Para prepararlos así, si mezclar una olla de yogur con quinientos g de carne molida, proceda con las condimentas de su preferencia (pimentón, comino, pimienta, sal, etc.), añada queso al gusto y acabe de preparar la mezcla incorporando pan rallado hasta conseguir la consistencia deseada. Estas albóndigas se pueden freír o bien enhornar y servir con una salsa con sabor a base de yogur, cilantro, lima, un pellizco de pimienta y sal.

Albóndigas sin huevo con pan empapado

El pan duro empapado en leche le da dulzura a la receta de albóndigas, mas ha de estar bien dosificado en ausencia de huevos. la el peligro es en verdad preparar albóndigas demasiado blandas y también incompatible con un corazón húmedo que corre riesgo de colapsar. Para no confundirse, es esencial en un caso así respetar las proporciones: 500 g de carne picada, utilizaremos doscientos ml de leche y ciento cincuenta g de pan. Entonces es posible añadir queso, ajo y perejil picado, sal, pimienta, mas asimismo salami picado o bien doscientos g de salchicha a la mezcla para sustituir exactamente la misma cantidad de carne picada. Una vez fritas o bien horneadas, se pueden servir con una salsa muy fresca a base de menta, aceite de oliva virgen extra, almendras, sal y pimienta.

A %d blogueros les gusta esto: