Saltar al contenido

Receta fácil de pastel de queso con chispas de chocolate

Pastel de queso con chispas de chocolatePastel de queso con chispas de chocolate

Este tarta de queso con chispas de chocolate es perfecto para cualquier ocasión, desde barbacoas de verano hasta fiestas navideñas.

Es rico, cremoso y chocolatoso al máximo.

¿Quieres guardar esta receta? ¡Ingrese su correo electrónico a continuación y le enviaremos la receta directamente a su bandeja de entrada!

Una rebanada de pastel de queso con chispas de chocolate en un plato blanco

El pastel de queso con chispas de chocolate es la combinación perfecta de picante y cremoso con pegajosas chispas de chocolate en cada bocado.

¡Piense en ello como un helado de chispas de chocolate en forma de tarta de queso!

Requiere ingredientes básicos de la despensa y no podría ser más fácil de preparar. De hecho, tengo la sensación de que se convertirá en tu nuevo postre favorito.

El MEJOR pastel de queso con chispas de chocolate

¿Qué tiene de bueno este pastel de queso con chispas de chocolate que complace a la multitud?

Bueno, es denso y cremoso, con el relleno de pastel de queso más celestial. Es suave, grueso y tan bueno como parece.

La corteza es un clásico, aunque agregarás un poco de cacao a las galletas para darle un agradable cambio a chocolate.

Finalmente, esta cosa está repleta de chispas de chocolate.

Se hornean directamente en el relleno y se vuelven imposiblemente pegajosos en el horno. ¿Qué más se puede pedir?

Ingredientes del pastel de queso con chispas de chocolate: galletas Graham, cacao en polvo, mantequilla, queso crema, leche condensada azucarada, huevos, extracto de vainilla y chispas de chocolate semidulce

Ingredientes

No hay necesidad de hacer un viaje a la tienda de comestibles para esta receta. Si horneas, ¡apuesto a que ya tienes todo a mano!

  • Galletas graham – Las galletas Graham trituradas brindan esa clásica corteza crujiente de galletas que todos amamos. Aunque puedes usar cookies si lo prefieres.
  • sin azúcar Polvo de cacao – Para un impulso de sabor.
  • Manteca – Para unir la corteza.
  • Queso crema – Use queso crema con toda su grasa para obtener los mejores resultados. ¡Ahora no es el momento de preocuparse por las calorías!
  • Leche condensada azucarada – Esta es tu arma secreta para un cheesecake indulgentemente cremoso. Añade un toque de dulzura.
  • Huevos – Para ayudar a que el cheesecake cuaje y potenciar la rica cremosidad.
  • Extracto de vainilla – Para un poco de dulce calidez. Use extracto o pasta, no esencia.
  • Chispas de Chocolate Semidulce Mini – El chocolate semidulce le brinda el equilibrio adecuado entre dulce y amargo, pero siéntase libre de usar sus frijoles. Solo asegúrate de que sean mini chips para que no se hundan.
  • Harina – Mezcle las chispas de chocolate en harina para evitar que se hundan.

Cómo hacer pastel de queso con chispas de chocolate

Incluso si eres nuevo en la preparación de pasteles de queso, esta receta es bastante sencilla. Se necesita una mano delicada y un poco de paciencia, pero vale la pena el esfuerzo.

¡Confía en mí!

1. Precalentar el horno y engrasar la fuente para horno.

Precaliente el horno a 325 grados Fahrenheit (160 °C) y engrase ligeramente un molde desmontable de 10 pulgadas con aceite en aerosol.

¿Quieres guardar esta receta? ¡Ingrese su correo electrónico a continuación y le enviaremos la receta directamente a su bandeja de entrada!

Si planea usar un baño de agua, envuelva el fondo de la sartén con papel de aluminio también.

2. Prepara la corteza.

Triture las galletas integrales y derrita el azúcar. Luego mézclalos con el azúcar y el cacao (usa un tenedor) hasta que parezca arena mojada.

Presione la miga húmeda en la base del molde desmontable y aproximadamente 1 pulgada hacia arriba por los lados. Use una taza de medir para aplanarlo, luego meta la sartén en el refrigerador.

3. Hacer el relleno de tarta de queso.

Bate el queso crema a temperatura ambiente en un tazón hasta que esté suave y cremoso.

Agrega la leche condensada azucarada y bate hasta que quede brillante. Luego, agregue los huevos y la vainilla y bata a velocidad baja hasta que esté completamente incorporado.

En un tazón aparte, mezcle 1/3 de las chispas de chocolate en la harina y dóblelas suavemente en la masa de tarta de queso.

4. Montar el cheesecake y hornear.

Vierta la masa de tarta de queso en la corteza y extiéndala suavemente con una espátula.

Cúbralo con las chispas de chocolate restantes, luego coloque la sartén en el horno durante una hora.

5. Enfriar el cheesecake lentamente.

Después de una hora, apague el horno y abra la puerta ligeramente, solo un poco.

Deje que el pastel de queso se enfríe durante una hora más, luego sáquelo y déjelo enfriar completamente en el mostrador.

Finalmente, guárdelo en el refrigerador durante al menos 6 horas, durante la noche si es posible.

Pastel de queso dulce y cremoso con chispas de chocolate

Consejos para la mejor tarta de queso

¿Qué puede salir mal al hacer cheesecake? Bueno, casi cualquier cosa.

¡Afortunadamente, tengo algunos consejos para garantizar el éxito!

  • Use ingredientes enteros a temperatura ambiente. Desea el grosor del queso crema con toda la grasa. Y los ingredientes a temperatura ambiente se incorporarán más fácilmente.
  • No mezcles demasiado el ritmo. Por lo general, mezclo el pastel de queso a mano, pero si usa una batidora, asegúrese de que esté en la velocidad más baja. Si lo mezcla con demasiada fuerza, incorporará mucho aire, lo que provocará grietas.
  • Confía en el proceso de horneado. No abras la puerta mientras se hornea, y solo ábrela un par de pulgadas al final. Se verá jiggly, ¡pero te prometo que se asentará!
  • Usa un baño de agua. Siempre uso baños de agua cuando horneo tarta de queso porque regulan mejor el calor. ¡Vea la sección a continuación para obtener instrucciones!
  • Pre-hornear la corteza. El relleno de tarta de queso está súper húmedo, por lo que es una buena idea hornear previamente la masa durante diez minutos para evitar que se empape.
  • Picar el chocolate en trocitos pequeños. Si está usando una barra de chocolate en lugar de mini chips, asegúrese de cortarlo bastante pequeño. De lo contrario, no se distribuirá uniformemente en el relleno.
  • Usa pasta de vainilla. El extracto es excelente para la mayoría de las recetas, pero no se puede superar las pequeñas motas de vainilla en el pastel de queso blanco cremoso.
  • Usa galletas con chispas de chocolate para la base. Simplemente bátelos y mézclelos con la mantequilla derretida. Ya son dulces y te darán más chocolate sin la cocoa.

Cheesecake casero dulce y cremoso con pepitas de chocolate

Cómo crear un baño de agua para tarta de queso

Los baños de agua crean un ambiente húmedo en el horno y aseguran una cocción uniforme.

Básicamente, colocará la fuente para hornear en agua para que el relleno de tarta de queso se caliente lentamente y se hornee bien, es decir, ¡sin grietas!

También puedes lograr esto con una olla de agua sobre una rejilla debajo de la tarta de queso.

Pero un baño de agua es la mejor manera infalible de obtener una tarta de queso perfectamente horneada cada vez.

Así es como se hace:

  • Envuelva el exterior del molde desarmable vacío en 2-3 capas de papel aluminio. Ir casi todo el camino hasta el borde.
  • Hacer la corteza y el relleno como de costumbre. Puedes hornear la masa así o simplemente agregar el relleno como se indica.
  • Para hornear, coloque el molde desmontable para tarta de queso en un molde más grande. Desea al menos unas pocas pulgadas de espacio. Luego, colócalo en una bandeja en el medio del horno.
  • Vierta con cuidado agua caliente en el espacio entre los dos. Hacer esto en el horno es mucho más fácil que agregar el agua y caminar hacia el horno.
  • Hornear!
  • La idea es aislar el molde para tarta de queso con agua. Por lo tanto, debe llegar aproximadamente a la mitad del costado del molde desmontable.

    Eso significa que la bandeja más grande debe ser tan alta como la bandeja con forma de resorte, si no más alta.

    A medida que todo se calienta, la tarta de queso se cocinará lentamente y de manera más uniforme, gracias al agua.

    Y eso evitará que se cocine demasiado rápido alrededor de los bordes, lo que puede provocar grietas.

    Cómo almacenar

    Guarde la tarta de queso en la nevera durante 3-4 días. Solo asegúrese de que esté completamente frío antes de envolverlo en plástico para que no se forme condensación.

    Para congelar, envuelva la tarta de queso entera (completamente fría) en plástico y papel de aluminio. O envuelva rebanadas individuales.

    Desea plástico y papel de aluminio para mantener a raya el congelador. Debería durar hasta 4-6 meses así.

    Cuando esté listo para comer, déjelo descongelar en el refrigerador durante la noche y ¡disfrútelo!

    Más recetas de tarta de queso que te encantarán

    Tarta de queso de chocolate blanco
    Tarta de queso con arándanos
    Tarta de queso Filadelfia Oreo
    Tarta de queso Sara Lee
    Barras de pastel de queso con chispas de chocolate

    Pastel de queso con chispas de chocolate