Dónde comer el mejor merengue clásico

El tradicional merengue de la querida repostería de Possagno, cuna de Antonio Canova, semeja inspirado en la blancura de las obras del gran artista

Quizás va a ser la blancura del yeso con el que se modelaron las conocidas estatuas de Antonio Canova (entonces reproducidas en mármol y preservadas en los museos más esenciales del planeta, como Cupido y Mente, Las 3 Gracias, Paolina Borghese) para evocar la friabilidad de la espuma que envuelve de forma delicada la crema de los merengues de Pastelería Aurore, a pocos metros de la Gypsoteca y al pie de la subida del templo canoviano de Possagno. La cuestión es que estos dulces tienen algo en común con las magníficas piezas maestras del gran artista neoclásico.

Obras maestras blancas

Possagno es una localidad ubicada a los pies del macizo del Monte Grappa, cuya economía se fundamenta primordialmente en los hornos de ladrillos. Desde el punto de vista turístico, se le conoce por ser la cuna de Antonio Canova y una de las «Urbes del exágono", una senda geométrica que, en un radio de unos veinte quilómetros, atraviesa 6 lugares y 3 provincias con atractivos espectaculares. . : la muralla medieval de Cittadella (Padua) plenamente alcanzable en altura; la plaza de ajedrez de Marostica (Vicenza) donde se festeja el histórico partido con trajes de temporada el segundo fin de semana de septiembre en años pares. Entonces diríjase a Bassano del Grappa (Vicenza) cerca con el puente de madera de Palladio sobre el río Brenta dedicado a las tropas alpinas; seguir cara Asolo (Treviso) llamada “la urbe de los 100 horizontes” donde vivieron Gabriele D’Annunzio y Eleonora Duse. Y, de nuevo, llegar a Castelfranco Veneto (Treviso) para poder ver las pinturas de Giorgione y por último acabar con Possagno, asimismo en la zona de Treviso, en frente de una capital estética de incomparable maravilla: las piezas maestras de Antonio Canova. Acá se halla una organización cultural, encargada a mediados del siglo XIX por Giovanni Battista Sartori, hermano de Antonio Canova, que administra y fomenta este patrimonio: la Fundación Canova, que en 2 siglos ha creado una de las primeras grandes compilaciones de piezas artísticas. completo con modelos originales.

Masa Aurora con merengues de fresaPastelería Aurora merengues de fresa

Merengue perfecto

El magnífico templo de Possagno, con su tímpano y sus columnas, que se resalta en blanco en el verde de las colinas de Asolo asemejándose al Panteón de la ciudad de Roma, es alcanzable primero por una avenida en vehículo y después a pie por una imponente escalera empinada. El interior es del mismo modo impresionante: un techo arqueado circular con artesonado dorado. El templo de Canova asimismo se reproduce en el papel perlado de la tarjeta de presentación de la repostería Aurora, con las palabras “merengues especiales” en el centro de la tarjeta de presentación. La repostería nació en mil novecientos sesenta y cinco merced al profesor del arte blanco Angelo Soccal que siempre y en todo momento ha trabajado fabulosamente la clara de huevo y el azúcar en polvo. En mil novecientos ochenta y nueve, la compañía fue absorbida por una joven pareja de novios, Cinzia Catanese mi Maurizio Andretta (que en ese instante tenían veintidos y veintisiete años respectivamente) y desde ese momento la pareja ha continuado con la tradición hasta hoy, sosteniendo inalteradas las paredes y el moblaje de la sala, como las recetas y dosis de postres. Les charlamos de manera directa a este respecto.

¿Qué hace que este merengue sea tan singular?

“Dulzura – responde Cinzia. La nuestra es una espuma suave que se funde en la boca, no se derrumba ni se salpica. Y después la crème fraîche de alta calidad, otro ingrediente esencial. Aquí: esta simple combinación se transforma en un placer único «.

Maurizio entra en más detalles y da información de utilidad para hacer geniales merengues al estilo Aurora en casa.
¿Los secretos para hacer un genial merengue?

“La clara de huevo ha de estar hecha únicamente de huevos frescos – aconseja Maurizio – y no pasterizada que se empaqueta en mostradores refrigerados. Se bate hasta el momento en que esté rígido, agregando poquito a poco el azúcar granulada. El horno hay que ponerlo a ciento ochenta grados y ya antes de cocinar se apaga, a fin de que se cuezan los merengues bajando el fuego, para eludir quemaduras. Es fundamental – destaca – que la cocción se haga con el horno apagado. Ya antes de ponerlos en el horno, los merengues deben espolvorearse con azúcar glas, para darles ese agradable aspecto opalescente. Evidentemente, asimismo agregamos sabores naturales a la masa que son nuestro ingrediente secreto. Por último, los ponemos en una cámara de prueba de treinta y ocho grados. Las dosis que preparamos en Aurora están destinadas a un enorme número: ¡hacemos quinientos merengues al unísono! El merengue – detalla Maurizio – es una de las masas de repostería más fáciles, mas una de las más bastante difíciles de hacer, debido al frágil equilibrio entre ingredientes y tiempos de cocción. El tiempo asimismo tiene su impacto: si es húmedo es preciso añadir azúcares, si es seco hay que suprimirlo. No hay un protocolo único, solo mucha experiencia ”.

¿Otros consejos profesionales?

“La nata para montar ha de ser fresca y contener un treinta y ocho% de grasa. Lo entregamos de manera semanal desde Austria. Lo hemos probado con otros productos, mas con este porcentaje conseguimos los mejores resultados «.

Tus merengues se han vuelto tan conocidos como las obras de Antonio Canova …
“Tenemos un círculo de clientes del servicio fieles que asimismo vienen de fuera de la urbe, la provincia y la región: recorren quilómetros y encargan para lograrlos. Y después están los turistas italianos y extranjeros que visitan la Gypsoteca y el Temple (en torno a cuarenta mil todos los años, nota del editor) que, tras admirar las obras de Canova, se detienen a saborear los merengues. Son muy conocidos, eso sí, asimismo merced al virtuoso boca a boca. Tenemos muchos pedidos, sobre todo para fiestas y aniversario, tanto para merengues individuales para el merengue, la tarta que, naturalmente, asimismo preparamos en versión nupcial. «

Prueba las versiones, no obstante, ¿cuántas tienes?
“Solo preparamos merengue tradicional, sin“ desnaturalizar ”ni para el merengue ni para la crema. En el verano agregamos encima fresas recién cortadas o bien frambuesas enteras; en otoño el castaño refulgente. Nos agradaría indicar que solo hacemos merengues tradicionales. Y si nuestros merengues tienen tanto éxito, ¡es por el hecho de que hacemos algo bueno! «

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *