Saltar al contenido

Un menú con Cisterna di Latina IGP Kiwi

Pulpa suave y verde esmeralda, piel fina y sabor dulce y refrescante con notas ácidas en plena madurez: de esta forma es el Kiwi IGP de Cisterna di Latina, contado entre las excelencias de Agro Pontino

Originario del sur de China, donde se ha cultivado a lo largo de más de setecientos años, el kiwi se extendió en el siglo XIX en N. Zelanda. Fue acá en la posguerra donde los productores neozelandeses lograron conseguir una pluralidad comercial para empleo alimenticio y nombraron a la fruta con el nombre del Kiwi, el pájaro simbólico de N. Zelanda, exactamente por la semejanza con exactamente el mismo.

A finales del siglo veinte, actinidia exquisita, el nombre botánico del kiwi, asimismo se extendió a Italia, transformándose en el primer país productor del planeta tras China.

La primordial zona de producción de kiwi en Italia es Lazio y más específicamente las llanuras de Agro Pontino. Fue Ottavio Cacioppo quien comenzó un cultivo experimental del fruto y poco después nacieron las primeras plantas de cultivo, tanto que en mil novecientos ochenta Agro Pontino fue reconocido como el primordial productor italiano responsable de en torno a 1/3 de la producción mundial.

En dos mil cuatro, la concesión de la marca IGP por la parte de la UE a los kiwis latinos llamó a estos lugares como Terre del Kiwi.

Características de Cisterna di Latina Kiwi

El tiempo y los suelos areniscos y ricos en minerales hacen de Agro Pontino un microcosmos ideal para plantar y cultivar kiwis. Para contarme las peculiaridades del producto, es Edoardo Michele De Castro, dedicado al cultivo de kiwi verde Hayward con certificación orgánica en su finca Tenuta De Castro quien lleva más de cuatro generaciones generando esta fruta en Campoverde, en Aprilia. .

“Hay veintiuno tipos diferentes de kiwis, mas los primordiales son dos: verde y amarillo. El primero es el más habitual, tiene una piel de color cobrizo obscuro con pelusa, una pulpa verde refulgente y forma de huevo. La pluralidad amarilla, por otra parte, tiene la manera más alargada y no tiene pelusa en la piel. Asimismo hay otras variedades como los kiwis de pulpa roja y piel color ladrillo, mas no están muy extendidos ”.

Según la disciplina de producción, Kiwi di Latina IGP debe tener un diámetro menor que la altura y una piel de color cobrizo con forma cilíndrica-elipsoidal; la pulpa ha de ser verde esmeralda y la columela blanquecina y blanda, rodeada de una corona de muchas semillas negras y de sabor no demasiado dulce.
Respecto a la producción, Edoardo explica que “una buena cosecha asimismo está garantizada por una cautelosa polinización. Distribuimos el polen de las plantas masculinas de kiwi a mano a las plantas femeninas para asegurar una buena cantidad de producción ”.

El periodo de cosecha es noviembre para los kiwis verdes Hayward, al tiempo que para otros tipos ya empieza entre septiembre y octubre y después se comercializa de noviembre a abril.

Calidad y empleo en la cocina

El kiwi es una fruta rica en vitamina C y bajísima en calorías. Refrescante y diurético, robustece el sistema inmunológico, y la asociación con la vitamina liposoluble E y el hierro que contiene ayuda a robustecer sus propiedades asépticas. La fuerte presencia de potasio y la carencia de sodio hacen del kiwi un aliado de los atletas, al tiempo que el ácido ascórbico es capaz de convertir el colesterol en sales biliares, expulsándolo del organismo y reequilibrando determinadas funciones fisiológicas esenciales.

Pero ahora que sabemos su relevancia ¿de qué manera utilizarlo en la cocina?

Probablemente de la manera más tradicional que ve su empleo en ensaladas de frutas, postres, batidos y jugos. Mas con un tanto de imaginación y jugando en la cocina, asimismo podría transformarse en un ingrediente para integrar en recetas con efecto de sorpresa para tus convidados.

Algunos consejos de Dario Agostinelli asesor chef en SHEBAA Aprilia, quien se divirtió creando un menú completo con kiwis para darnos otras exquisitas ideas.

Kiwi para aperitivo, servido con arroz frito acompañado de mozzarella de búfala o bien tiras de espinazo. La acidez del kiwi va a hacer que el sabor del resto ingredientes sea todavía más interesante.

Kiwi comiendo salsa Acompaña con pimienta rosa y enebro para asociar con una crema de bacalao o bien un filete de ternera cocido a baja temperatura.

En los dos casos, la acidez y lozanía del kiwi le va a dar a los platos una nota exótica.

Kiwi para una primera lección: cortado en rodajas finas y relleno de arroz, chorizo ​​y cebolleta, el kiwi se transformará en falsos ravioles para empapar en caldo katsuobushi.

Postre de kiwi: un coulis de kiwi, con pepitas de chocolate blanco y granizado de kiwi para acompañar una tarta caliente de almendras. Una idea sibarita que te va a hacer querer todavía más la flora de Cisterna di Latina.

A %d blogueros les gusta esto: