Saltar al contenido

Regalos navideños caseros: sal aromatizada

Un regalo hecho en casa siempre y en toda circunstancia es un poco singular. Esto se puede emplear en la cocina … y más allá

los Vender es un ingrediente que jamás falta en la cocina y con el que puedes hacer muchas cosas … aun regalos singulares de Navidad. Ocupar el tanque sal gruesa, cítricos, yerbas aromatizadas y frascos de vidrio y en unos minutos vas a crear pensamientos originales y fragantes, para cocinar y para el cuidado del cuerpo.

En la cocina y en la rutina de belleza

La sal gruesa es útil para cocinar en muchas preparaciones, mas sabes que asimismo puedes emplearla para la tuya. rutina de belleza?
Intente remojar sus pies en uno cuando esté particularmente cansado cuenco de agua templada en el que se han disuelto unas cucharadas de sal gruesa. De forma inmediata se va a sentir renovado.
Y entonces, para tener una piel flexible y afelpada, aplicar una vez por semana un exfoliante a base de sal gruesa y miel en las zonas del cuerpo que precisan más tono y masajear suavemente con movimientos circulares hasta el momento en que la sal se disuelva prácticamente por completo.

Sal aromática: cinco recetas

aquí está 5 ideas muy simple de hacer en poco tiempo y con escasos ingredientes y para obsequiar a los amigos en Navidad.

Sal de lavanda

Para prepararlo solo mezcla un poco sal gruesa con flores frescas de lavanda cuidando de limpiarlos bien para quitar todo género de impurezas. Asimismo puedes dejar que las flores se sequen ya antes de emplearlas. De este modo puede preservar la sal por más tiempo. Procede de lo maravilloso color lila, debe guardarse en un frasco pequeño con un sello hermético y puede emplearse para enriquecer una gominola risotto de calabaza.

Sal de naranja

La sal de naranja se prepara mezclando sal gruesa con ralladura de naranja y un puñado de pimienta rosa. Pon todo en el horno a lo largo de diez minutos, deja enfriar y guarda en un frasco. Está bien sobre verduras al vapor y carnes blancas. Añadiendo miel o bien aceite de coco puedes utilizarlo como exfoliación corporal.

Sal de hierbas

Es la sal que va un tanto con todo. Se puede emplear en muchos preparaciones de carne y pescado al horno y asimismo es genial con verduras. Se prepara picando todo hierbas de tu elección (tomillo, orégano, salvia, romero y mejorana). Entonces se mezclan con sal y se guardan en un frasco. Para hacerlo todavía más sabroso, añada asimismo tomates secos o bien pimientos crujientes.

Sal, lima y jengibre

Una sal muy fragante y picante que se prepara sencillamente picando un pedazo de jengibre fresco con ralladura de lima (o limón) y sal gruesa. Se ve muy bien en sopas y con platos de pescado y en recetas étnicas. De nuevo, añadir aceite o bien miel le va a dar un exfoliante fantástico.

Sal de Provenza

Una mezcla de semillas y yerbas hace que esta sal sea mágica. Se prepara mezclando tomillo seco con mejorana seca, romero seco, salvia seca, semillas de hinojo y comino y ralladura de naranja.
Perfecto en carnes y verduras a la parrilla y asimismo en determinados géneros de quesos curados.

A %d blogueros les gusta esto: