Montèbore, el queso slow food de Leonardo da Vinci


¿Has probado alguna vez Montèbore? Es un queso extraño escogido por Leonardo da Vinci para el lujoso banquete de bodas de Gian Galeazzo Sforza y también Isabella d’Aragona. Más información sobre este reputado Presidium de Slow Food

Leonardo DeVinci, el genio toscano con una personalidad polifacética, es conocido por su inacabable legado de miles y miles de obras de arte, pensamientos, ideas, proyectos, escritos y considerablemente más, desde el Codex Atlanticus hasta la Última Cena pasando por las Máquinas Voladoras y el Montèbore. En el año del quinientos aniversario de su muerte, festejado con exposiciones en toda Italia y pendiente de FORME, el conocido acontecimiento dedicado a la excelencia láctea en el planeta, que se festejará en Bérgamo del diecisiete al veinte de octubre, nos chifla rememorar al hombre. que es el símbolo de la cultura italiana con una curiosidad culinaria, que quizá jamás hayas probado.


No todo el planeta lo sabe Leonardo DeVinci siempre y en toda circunstancia tuve uno pasión desmandada por la cocina y la comida. En los últimos tiempos, múltiples libros se han ocupado de este aspecto de su increíble vida (como dudar de si es vegetariano o bien no), si bien no hay fuentes determinadas. En verdad, conforme el discutido Codex Romanoff, el joven Leonardo habría sido practicante y chef en el Taberna de los 3 Caracoles en el Ponte Vecchio de Florencia a lo largo de sus años de capacitación en el taller de Verrocchio. Entonces abriría la posada Las 3 ranas de Sandro y Leonardo con nada menos que Sandro Botticelli, otro gran representante del arte italiano. Su forma de meditar fuera de la caja le habría llevado a reinventar la manera de contar con el alimento en los platos como el empleo de la servilleta, por servirnos de un ejemplo, hasta el momento en que inventos que prosiguen siendo útiles actualmente como el asador o bien el tirador. diseños y proyectos soñadores.

Genio en la cocina aun con recetas para piscolabis veloces o bien agua de rosas, el sibarita Leonardo DeVinci asimismo nos dejó el Montèbore, el queso añoso piamontés, que va a ser el convidado de honor de la cuarta edición de Formulario, un encuentro dedicado a la genial industria láctea italiana en Bérgamo. La manera del Montèbore recuerda a un pastel de bodas, y efectivamente no es casualidad. En verdad, fue insertado en mil cuatrocientos ochenta y nueve por Leonardo da Vinci como un profesor de liturgias inusual como queso único en el menú del banquete de bodas entre Gian Galeazzo Sforza, sobrino del duque de Milán Ludovico il Morisco, y también Isabel de Aragón.

Aun el día de hoy el Montèbore es un queso extraño elaborado con leche cruda de vaca y oveja, cuyo origen se ha perdido durante los siglos. Toma su nombre de un pequeño pueblo de Val Curone, en la línea divisoria entre los vales del riachuelo Grue y el río Borbera. A lo largo de siglos, producido y exportado a Génova y Lombardía, prácticamente se habían perdido todos y cada uno de los indicios. En mil novecientos noventa y nueve, el Slow Food Presidium creó Carolina bracco, último guardián de la técnica láctea tradicional, recobrando la vieja técnica de preparación, trasmitida el día de hoy al productor Roberto Grattone de la Cooperativa Vallenostra. La hermosa receta está ahora en manos exclusivas de Grattone y su esposa. Agata Marchesotti: «Somos los únicos productores del planeta". Es imposible no dar las gracias el pensamiento soñador de Leonardo da Vinci en la restauración de esta exquisita tradición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *