Saltar al contenido

Es hora de hacer gulash

Todos los secretos del plato tradicional húngaro y la receta para preparar un gulash con perfección y enamorarte

Un buen plato de carne humeante es lo que hace falta para recobrarse del primer frío del otoño que, aun desde el punto de vista climático, va a llegar tarde que temprano. Con un inteligente toque de pimentón, la situación se vuelve más intrigante: probar es opinar.
El plato que hace palpitar nuestro corazón es el gulash húngaro tradicional que en el idioma original se llamaría gulyás. El nombre procede de gulya que significa manada de ganado. La carne que se acostumbra a usar para prepararlo es, en verdad, la carne de res, preferentemente con la parte delantera de la pierna, el cuello o bien el hombro.

En toda Centro Europa y Oriental, no obstante, se pueden hallar alteraciones interesantes basadas en el pescado, la carne blanca y el cordero. La receta tradicional procede de los pastores húngaros que cocinaban la carne en una olla grande puesta al fuego, sazonando con manteca de cerdo, cebolla y pimentón. En casa, asimismo se acostumbran a introducir patatas cortadas en cuartos o bien en cubos gruesos y zanahorias picadas. La receta, natural de la Edad Media y consumida hasta el siglo XVIII solo por ganaderos de pastizales, entonces se propagó asimismo en los hogares burgueses y alén de las fronteras de la nación. Entre todos y cada uno de los guisos de carne húngaros, incluidos el pörkölt y el paprikás (que asimismo contiene crema agria), el gulash se ha transformado en un símbolo de la cultura gastronómica húngara. Mas no es casualidad. A lo largo del Conflicto político con Austria a fines del siglo XVIII.Hungría precisaba probar su independencia cultural y distinguirse de las costumbres austriacas. El gulash fue escogido como uno de los símbolos de Hungría y pronto se hizo conocido en toda Europa y el planeta.

En la galería ahora, hallará una versión más moderna del plato tradicional húngaro. donde la manteca de cerdo ha sido sustituida por mantequilla. La adición de tomate, ausente en la receta tradicional, «aligerará" los condimentos precisos para eludir que la carne se seque.

Navegar por la galería

A %d blogueros les gusta esto: