Saltar al contenido

El presidente de WWF recuerda su mejor cena

Una expedición decepcionante en busca de un ave muy rara en peligro de extinción se redime con una cena inolvidable. Fulco Pratesi, fundador de WWF, recuerda

“Desde mi niñez, amo la naturaleza y especialmente los animales. Pasé mis días en el Jardín Zoológico de Roma para ver y dibujar animales, leí libros de animales y novelas salgaras llenas de aventuras en las que a menudo eran los protagonistas. Sin embargo, a los dieciséis años, gracias a las tradiciones familiares en las que se practicaba mucho la caza, me convertí en cazador, siguiendo a mi padre por los bosques y marismas de toda Italia.
Cuando crecí, quise ampliar mis horizontes de caza y comencé a explorar el mundo, principalmente para conocer la naturaleza y diferentes personas, pero con el acompañamiento de un rifle. El primer viaje a Kenia en 1954, con casi veinte años, me hizo descubrir el mundo con el que siempre había soñado, las sabanas de Tanganica (ahora Tanzania), no lejos de donde Ernest Hemingway, después de ganar el premio Nobel, se ha comprometido. su último safari desafortunado.
Siguiendo esta cuestionable pasión (que afortunadamente produjo más emociones que víctimas) viajé a muchos países desde América hasta África, conociendo diferentes lugares, poblaciones y animales. En septiembre de 1963, a la edad de veintinueve años, después de un largo y agotador viaje en el año 500, me encontré solo en un bosque de Anatolia turca donde estaba tratando, por primera vez, de matar a un oso. De repente, en el dorado bosque otoñal, el inesperado espejismo de un oso seguido de tres cachorros apareció a unos metros de distancia. Esta visión salvadora, un poco como la de Pablo de Tarso en el camino a Damasco, me hizo cambiar mi vida de cazador a protector de la naturaleza, que en el 1966 me llevó a fundar WWF en Italia.
Antes de esta decisión, nunca dejé de viajar en busca de animales y naturaleza para observar, dibujar y fotografiar. Entonces, a principios de los 60, con dos amigos y una caravana, decidimos ir a ver al famoso y entonces muy raro águila de cola blanca, una vez común en Europa pero en estos años en peligro de extinción. El propósito de esta expedición de observación de aves ante Litteram fueron los grandes pantanos del delta del Evros en la frontera entre Grecia y Turquía, donde se dice que un gran nido de esta mítica ave rapaz se estableció en un árbol aislado en este territorio, que en 1999 se convirtió en uno de los parques nacionales más importantes de Grecia.
El viaje, a pesar del heroico esfuerzo de revolcarse en el barro y los juncos, fracasó. Así que por la noche, con mis amigos, decidimos tomar el camino de regreso, no antes de cenar.
Los amigos en cuestión eran casi compañeros Maurilio Cipparone, un gran naturalista que luego se convirtió Presidente de Greenpeace Italia, e Francesco framarin, nombrado más tarde Director del Parque Nacional Gran Paradiso. El largo viaje, durante el cual fue necesario contentarse con bocadillos o conservas traídas de Italia, finalmente requirió una parada y una cena, como decían, «pies debajo de la mesa". En la costa, en un puerto del Carbonífero en la frontera entre Grecia y Turquía, el primer lugar que podría habernos refrescado fue una especie de osteriola para los estibadores en un callejón en la esquina del puerto.
La apariencia fue muy poco atractiva. Recuerdo, entre otras cosas, que la vieja puerta de cristal de la entrada estaba cerrada por periódicos viejos que dejaban salir voces y una luz amarillenta. Nos preparamos y entramos. La cena memorable que quedó en mis recuerdos se iluminó con porciones de salmonete grande y muy fresco cocinado en papel de aluminio (pude apreciar el salmonete cuando era joven, estaba trabajando en un durazno reccio para seleccionar el pescado) y con una sopera. de exquisitos frijoles blancos.con tu dices con una sabia salsa. Todo traído a la mesa por un posadero de un gordo paranne y embellecido con un vino blanco griego a cuya habitual base resinosa no le falta el fantástico aroma.
Sigo sin explicar cómo entre los almuerzos y cenas con personajes como el presidente de la República, que entonces era Saragat, el duque de Edimburgo, luego presidente de la WWF, la reina Rania de Jordania y tantos otros personajes famosos, nadie se fue en mi recuerdos y sentimientos comparable a eso cena en un puerto en la frontera con Turquía desde hace muchos años «.

Foto de portada de B. Mariotti.

A %d blogueros les gusta esto: