Saltar al contenido

Diez sopas de invierno

Con cereales, tubérculos, verduras: cada ingrediente es perfecto para crear la sopa ideal. No te apresures y disfruta cada momento.

Reunirse alrededor de una mesa alrededor de un plato de sopa humeante es uno de esos momentos que te pone en paz con el mundo. ¡Y todos sabemos cuánto cuesta! El aroma que se esparce en cada estancia, esa sensación de calidez que te envuelve, el rico sabor a verduras y cereales.

Prepararlos es como darle vida a un ritual: las acciones, la elección de los ingredientes, la combinación de sabores, todo se une para crear un ambiente íntimo y acogedor, para celebrar el placer de estar juntos.

Sopa de verduras

Sopa De Apio

Preparar un salteado con chalotes y puerros, añadir el apionabo cortado en trocitos pequeños y espolvorear con caldo caliente. Cocine por 30 minutos y cuando todo esté tierno, retire una cucharada de sopa y mezcle el resto. Aparte dorar un diente de ajo, añadir los champiñones, una copa de vino y dejar evaporar. Cuando los champiñones estén listos, agrégalos a la sopa de apionabo, agrega la cuchara que retiraste anteriormente y decora con hojas de salvia remojadas en aceite caliente. Terminar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y servir.

sopa de hierbas

Esta receta es rápida y fácil de hacer. Primero, dorar el ajo, la pimienta y las hierbas en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando estén tiernos, pásalos a una cacerola donde los alternas con hojas de pan carasau. Espolvorear pecorino rallado y espolvorear con caldo de verduras caliente. Asa todo para gratinar y sirve.

Sopa de cebolla

Un plato tomado de la tradición francesa que siempre sorprende: para prepararlo hay que picar tantas cebollas como comensales hay, ponerlas a hervir en una olla con sal y un clavo. Durante este tiempo, corta un poco de Emmental en tiras, rebana pan integral y alterna en cada bol el pan previamente tostado en el horno, el queso y el caldo de cebolla. Terminar con rodajas de fontina, dorar durante diez minutos y servir caliente.

Sopa de lentejas

Para preparar esta sopa, consigue una olla de cocción lenta, el sabor será completamente diferente. Remojar las lentejas durante 12 horas, luego escurrirlas y agregarlas a un salteado de cebolla, ajo, apio y zanahoria. Después de unos minutos, agregue unas cucharadas de salsa de tomate, caldo y cocine durante aproximadamente una hora. Cuando las lentejas estén tiernas y el caldo haya reducido, apagar, añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de pimienta negra, un jengibre rallado y servir.

sopa de col negra

Este plato es un elemento básico de la cocina toscana y hay tantas versiones como cocineros que lo preparan. Está la versión más seca, la de más caldo, la de judías borlotti o judías cannellini. Lo cierto es que es un plato pobre, que se cuece con col negra hasta que esta planta florece, porque entonces se dice que ya no sirve. Para prepararlo, deje remojando los frijoles cannellini durante la noche, luego dore los chalotes, el ajo y agregue los frijoles. Agregue un poco de caldo a estos y cocine hasta que estén tiernos. Mézclalos en su propia agua con la batidora de mano. En otra sartén dorar los ajos, añadir el puré de tomate, la crema de alubias y las hojas de col negra privadas de la parte central. Cocine hasta que la col esté tierna, agregue un poco de pan duro y deje al fuego hasta que el pan se haya ablandado. Apagar, dejar reposar y servir con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de pimienta negra.

Sopa de calabaza y champiñones

Para este plato, recomiendo usar la calabaza de Mantua, es más sabrosa que la napolitana y funciona mejor en la cocina. Pelarlo, cortarlo en trozos pequeños y dorar en una sartén con aceite de oliva virgen extra, ajo y unas agujas de romero. Agregue un poco de caldo y cocine hasta que la calabaza esté tierna. En este punto, retiramos el ajo, mezclamos la calabaza y añadimos los champiñones troceados (los boletus dan más sabor, si no los encontramos podéis usar pioppini) y cocinamos durante 15 minutos. Espolvorear con pimienta negra y servir.

Sopa Valle de Aosta

Una receta muy sabrosa, ideal para degustar después de un día en la nieve. Hervir el repollo en agua con sal. Mientras tanto, enmantequilla un molde y coloca las rebanadas de pan negro en el fondo. Cuando la col esté cocida, dórala en un chorrito de aceite de oliva virgen extra con unos dados de tocino dulce. Extiéndalo sobre el pan negro, cubra con caldo de verduras, agregue unas rebanadas de fontina y cocine a la parrilla por diez minutos, hasta que el queso se derrita. Sirve la sopa al vapor.

Papa al pomodoro

Esta sopa es parte de la tradición toscana y, como todo plato regional, existen varias versiones. El nuestro requiere que el tomate se hornee con pan toscano rancio. Pero primero tendrás que preparar un salteado de apio, zanahoria, cebolla y ajo. En este punto, agrega los tomates triturados (si lo prefieres, puedes usar tomates pelados), deja que se sazonen y luego cubre con el caldo de verduras. Cocine durante diez minutos y luego agregue el pan picado. Cuando se haya remojado bien y la sopa haya alcanzado la consistencia adecuada, apagar, salar, agregar un chorrito de aceite de oliva virgen extra, unas hojas de albahaca, una pizca de pimienta negra y una cucharada de stracciatella de búfala. A todos les gustará.

Sopa de mijo y achicoria

El mijo es un cereal muy antiguo de Asia que solo se puede utilizar después de descascararlo. Es rico en hierro, magnesio, fósforo y silicio y no contiene gluten, por lo que es apto para celíacos. Para preparar esta sopa, saltee el apio, el ajo, la chalota y el puerro. Agregue el radicchio cortado en juliana, el caldo de verduras y cocine por unos diez minutos. Cuando el radicchio esté listo, mézclalo. Agregue el mijo y continúe cocinando durante 15 minutos. Cuando esté cocido, apagar, salpimentar y servir.

Sopa de patata y alcachofa de Jerusalén

La alcachofa de Jerusalén, también llamada alcachofa de Jerusalén, tiene un sabor muy especial y delicado. En esta sopa, el sabor dulce de la papa y la alcachofa de Jerusalén se combina con el sabor más fuerte de un pesto hecho con queso parmesano y pecorino. En primer lugar, dorar la chalota, añadir la patata y la alcachofa de Jerusalén cortada en trocitos pequeños. Agregue el caldo de verduras y cocine hasta que esté bien mezclado. Mezclar todo, sal y servir la sopa con una cucharada de pesto, preparado mezclando albahaca, piñones, aceite, parmesano y pecorino.

Nuestras recetas de sopa

A %d blogueros les gusta esto: