Saltar al contenido

¿Cuándo poner albahaca en salsa?

Una breve guía para aprovechar los aromas y cualidades de la planta aromatizada que más distingue a la cocina mediterránea

Eso no le agrada Espagueti con salsa de tomate? Con su sencillez han logrado representar a Italia en el planeta, mas hasta los grandes chefs aceptan que es uno de los platos más bastante difíciles de preparar. Para conseguir un balance perfecto debemos continuar reglas muy precisas, ciertas cuales se refieren a nuestra yerba aromatizada por antonomasia.

Cada uno tiene una receta personal para hacer salsa de tomate (por servirnos de un ejemplo, acá Carlo Cracco la ofrece con mejorana y un toque de naranja), mas su versión tradicional solo se puede adobar con albahaca. No obstante, ¿alguna vez te has preguntado en qué momento es el mejor instante para añadirlo a la preparación de la salsa de tomate?

¿En qué momento poner albaca en salsa?

Muchos están persuadidos de que añadir hojas de albaca al comienzo de la cocción de la salsa liberará mejor su aroma. Realmente es serio Culpa: si se somete a una cocción prolongada, a temperaturas superiores a cincuenta-sesenta ° C, la albaca tiende a tomar un sabor amargo, comprometiendo el éxito de la receta.

Bien qu’il existe certaines variétés capables de résister davantage à la chaleur, le secret pour préparer une excellente sauce tomate et profiter au maximum de l’arôme naturel du basilic est de ne l’ajouter qu’à la fin, juste avant de servir el plato.

Pero los consejos que te van a ayudar a preservar las propiedades de la albaca no acaban ahí.

Cómo recortar albaca

Seguramente has oído que la albahaca no se debe recortar con cuchillo, mas con tus manos. ¿Por qué razón?

Si se corta con la hoja de un cuchillo, la hoja se puede oxidar más veloz y volverse de un color obscuro. Por esta razón, primeramente es conveniente tomar las hojas de la planta (las más altas) con las manos, apartándolas suavemente de la base, donde se hallan con el tallo.
La mejor manera de agregarlos a los platos es romperlos con los dedos: de esta forma soltarán adecuadamente el aceites esenciales, dando el inigualable sabor de la albaca fresca.

… y el pesto de albaca?

Es exactamente por todas y cada una de las razones enumeradas previamente que el original salsa de pesto ha de estar preparado rigurosamente con el mortero y no con una batidora de mano. El calor de las cuchillas en funcionamiento, en verdad, podría facilitar la oxidación de la albaca y la perturbación de su sabor.
Si no tiene mortero, mas desea eludir llevar pesto amargo a la mesa, enfríe las cuchillas y el tazón de la licuadora, dejándolos en el refrigerador a lo largo de más o menos una hora.

A %d blogueros les gusta esto: