Saltar al contenido

Cómo hacer caldo navideño

Ya sea que se use para adobar tortellini o bien para dar sabor a un asado esencial, el caldo es una preparación valiosísima, siempre y en toda circunstancia. Aprendamos a hacerlo bien

En unos días va a estar el Puente de la Inmaculada Concepción y después en un batir de alas va a llegar la cena de Nochebuena, el almuerzo de Navidad y, por último, la cena de Nochevieja. En un instante. Y vas a estar ahí, como siempre y en toda circunstancia. Con ciertos consejos aprendidos durante los años, ciertos consejos le van a ayudar tener todo bajo control sin dejar escapar la menor vacilación. Ni en la elección del menú ni, menos todavía, en la preparación de los platos. Por el hecho de que sabes de qué manera moverte y la lista de labores ha existido por un tiempo. Por servirnos de un ejemplo, sabes realmente bien de qué manera hacer un Caldo de navidad sustancioso y salobre, que, aun si decide no servir como cappelletti, puede ser útil.

Caldo navideño: superestrella del desayuno

Ya sea que desees servir los tradicionales tortellini o bien un risotto o bien sencillamente un buen consomé, el caldo es un ingrediente esencial. Y como cualquier receta hecha con escasos ingredientes, aun el caldo para ser recordable ha de estar hecho con Materias primas de calidad. Ternera, no demasiado magra, acompañada de pedazos de ave, sin olvidar los huesos ricos en cartílago, entonces las tradicionales verduras, cebollas (doradas y sin mondar), zanahorias y apio. Para aquellos que desean un sabor más propio, condimentas como clavo y canela, como una hoja de lauro. Es el rastro de un caldo rico en sabor y textura, que te va a hacer soñar con tomarlo no solo el día de Navidad.

caldo-para-navidad

Cocción larga

Para que sea un genial caldo, la carne ha de estar cocida. bastante tiempo en el agua. Esto le deja extraer todas y cada una de las substancias más sabrosas de las verduras y la carne y disolver el colágeno. Cuanto mayor sea la temperatura de cocción, más menos tiempo se precisará para conseguir este resultado. No obstante, toda vez que tenga una carne que sea bastante difícil de utilizar, pues está absolutamente desmenuzada. Si te quedas con uno en su sitio temperatura media mi alargarás los tiempos conseguirá el mejor resultado. La cocción prolongada asimismo deja que el colágeno presente en los huesos y el tejido conectivo se disuelva, formando una gelatina que le va a dar una mayor consistencia al caldo.

Buenas carnes

Ya sea de ternera o bien de ternera, para un buen caldo navideño, logra pedazos con mucha grasa y otros con huesos. Están bien el biancostat, la copa, el sombrero del sacerdote, el músculo, la medula con el hueso y después pedazos de pollo o bien capón. Asimismo puedes poner una gallina entera o bien una cuarta parte, entonces, una vez cocido, puedes aderezarlo todo en una ensalada y comerlo los días siguientes en un plato.

La receta del caldo navideño

Tome una cacerola grande y llénela con el agua, unos cinco litros. Entonces añada sobre un kilogramo y medio de carne entre los pedazos de carne de res y de ave y cocine a fuego lento, tapando con una tapa. Tras 2 horas, añada al caldo. dos zanahorias, una cebolla dorada pelada y un tallo de apio, todo cortado en pedazos. Añada unos clavos, un pellizco de perejil y pimienta y cocine por 2 horas más. Al final de la cocción, añada sal, filtrar entonces dejar enfriar. Si deseas un caldo más ligero, una vez enfriado retíralo con una espumadera pátina grasa que se va a haber formado en la superficie. Si te agrada un sabor más rico, déjalo: calentándolo se volverá a fundir.

En el tutorial, descubre otras sugerencias para un caldo delicioso.

A %d blogueros les gusta esto: