Saltar al contenido

Camparino en Galleria, la nueva entrada en los 50 mejores bares del mundo

La nueva vida del club milanés que hizo la historia del temtempié, desde la invención de Campari Soda sirvió helado a la nueva dirección de Tommaso Cecca, que llevó a Camparino al cincuenta Best Olympus en el puesto 27

Ciento 6 años sin escucharlos, por el hecho de que el siete de diciembre de dos mil veintiuno se escribía un nuevo capítulo en la pasmosa historia de Camparino en Galleria: la coctelería símbolo del temtempié milanés ha entrado en los cincuenta mejores bares del mundo. Vigésimo séptimo puesto en la primera entrada, uno de los rankings más halagadores para una nueva entrada, que hace que este histórico sitio entre con acierto en el Olimpo de los mejores bares del planeta.
La entrega de premios tuvo lugar en la ciudad de Londres, donde se dieron a conocer los cincuenta mejores bares del planeta -3 italianos en el ranking (ver artículo) – escogidos por un jurado internacional formado durante más de seiscientos autoridades independientes del planeta de la mezcla y las bebidas espiritosas. . Con este esencial resultado, tras la renovación iniciada en dos mil diecinueve, Tommaso Cecca, gerente de la tienda Camparino y jefe de barman de la Galleria, que habla de «un enorme éxito que ve retribuido el ahínco de todo el equipo". Para él y su equipo estos un par de años han sido un doble reto, como afirma el propio Cecca «administrar lo que no es solo un club, sino más bien un jalón histórico para la ciudad”, Aparte de hacerlo con un fin claro: ganarse un sitio en los cincuenta Best y ser reconocidos a nivel internacional como una excelencia en mixología renovadora.

Historia

Ambiente refinado y situación envidiable, en el corazón palpitante de Milán para beber: la Galleria Vittorio Emanuele II, donde Gaspare Campari, inventor de Campari amaro, se retiró en mil ochocientos sesenta y siete, justo después de la unificación de Italia, tan pronto como el nuevo la increíble localización en se inauguró el frente del Duomo. Fue acá donde estableció su vivienda, comprando los espacios para su casa y lo que se transformó en el primer Caffè Campari. En mil novecientos quince le tocó el turno a Camparino, hermano menor del Caffè Campari, estrenado por su hijo Davide Campari.
Para distinguirlo de la barra progenitora, un sistema renovador que garantizaba un flujo progresivo de agua con gas de forma directa de las bodegas que dejó servir un Campari Soda de manera perfecta congelado: un invento refulgente, que revolucionó la manera de tomar amaro. de este modo es como comienza la historia del temtempié milanés.

Arte y cultura en la Galería

La historia de Camparino asimismo está intrínsecamente ligada al planeta del arte y la cultura. los Interior Art Nouveau fueron efectuados por ciertos mejores artistas y artesanos italianos: el conocido ebanista Eugenio Quarti, el profesor de herrería Alessandro Mazzuccotelli y el pintor Angelo d’Andrea. En sus salones se alternaban intelectuales y personalidades, desde el argumentista Arrigo Boito, hasta el versista Tommaso Marinetti y múltiples representantes del movimiento Scapigliati.
En mil novecientos cuarenta y tres, el trece y quince de agosto, la Galleria y el Camparino fueron alcanzados por ataques aéreos aliados, tanto que al final de la Segunda Guerra Mundial, la familia Campari le dio la licencia de Camparino a Guglielmo Miani, sastre de Apulia que llegó a Milán en mil novecientos veintidos. Bajo la dirección de la familia Miani, ha alterado durante su historia: fue restaurado en los años setenta y ampliado en los noventa, abrazando periodos y instantes históricos definitivos. Aun el día de hoy, prosigue reflejando las luces mágicas de la Galería en sus ventanas.
Durante su administración, la familia Miani siempre y en toda circunstancia ha implicado activamente al Conjunto Campari, al que decidió ceder claramente la dirección en dos mil dieciocho. El día de hoy, se ha transformado en un actor internacional de referencia en el planeta de las bebidas espiritosas, la Gruppo Campari confió el renacer a Cecca, lo que le ha llevado a transformarse no solo en un sitio simbólico de temtempié con una historia centenaria, sino más bien también un «sitio para estar" moderno para los milaneses de moda.

A %d blogueros les gusta esto: