Saltar al contenido

5 panettones artesanales que no te puedes perder en Roma

Clásico o bien creativo, para bingo o bien al final de una comida, acá hay una selección de 5 especialidades artesanales para adquirir en la ciudad de Roma.

el Panettone es un auténtico trabajo de genialidad pastelera: la homogeneidad de las células revela la calidad de la masa madre. Entonces entran en juego otros factores como el color, la olor aromatizada, la resistencia al corte. En general, la elasticidad es un síntoma de un buen producto. La fuerza de los artesanos, que frecuentemente envasan panettones más grandes, es la relación volumen-humedad.

Hemos escogido 5 direcciones, con especialidades relacionadas, para adquirir en la ciudad de Roma para esta Navidad dos mil veintiuno.

Panettone de galleta Cioccococca por Dario Nuti, repostero ejecutivo de Rome Cavalieri, A Waldorf Astoria Hotel.
Cacao, albaricoque y naranja: es la combinación idónea para la mesa festiva conforme Dario Nuti, toscano de Mugello. Donde nació su personal madre de levadura: “En mi huerto cultivo manzanas, avellanas y peras. Todo empezó en dos mil seis con las pieles fermentadas de manzanas Annurche maduras. Con un toque de uva y nuestra agua de manantial. De ahí el nombre Melinda ”, explica el chef. ¿El resultado? “Un panettone no demasiado dulce en el que la mezcla de vainilla thaiti, de pleno sabor, y vainilla Bourbon, con regusto sólido y torrado, se mezcla con mantequilla francesa que le da sabor a la masa”. 3 días de tratamiento entre fermentación y cocción (más o menos cincuenta y cinco minutos). El bulto de ochocientos g cuesta treinta y ocho euros y se puede guardar a lo largo de veinte días cerrado en su bolsa, a una temperatura de dieciocho ° / veinte °.

Panettone de pistacho Bronte y chocolate blanco por Davide Cianetti, chef del restorán Numa al Circo.
Edición limitada y prueba de doce horas para este exquisito panettone que revela un relleno compuesto de chocolate blanco y pistacho Bronte Dop y está cubierto con un glaseado de chocolate blanco. “Debe servirse solo pues es rebosante y va bien con Passito di Pantelleria Ben Ryé que, merced a su bouquet envolvente con notas afrutadas de albaricoque y piel de naranja confitada, destaca el sabor del panettone”, recomienda Cianetti. El bulto de 1 kg cuesta treinta y cinco euros y, una vez abierto, se puede preservar a lo largo de diez días.

Panettone clásico de Danilo Frisone del nuevo Forno Cresci.
Elaboración tradicional a 2 masas, con cuarenta y ocho horas entre tratamiento y fermentación con diastasa madre, harina de Molino Pasini, mantequilla de Normandía y fruta confitada de Agrimontana para este panettone valoradísimo por los romanos. “Para la Navidad de dos mil veintiuno vamos a enhornar en torno a ochocientos panettones y hemos rediseñado las cajas, con gráficos personalizados”, explica Danilo Frisone, que se descubrió panadero a los cuarenta años tras una larga experiencia en la cocina. “El secreto es compensar los ingredientes lo mejor posible para conseguir un producto más suave y húmedo. Este año trabajé mucho en la acidez del limón ”. El bulto de 1 kg cuesta treinta y dos euros.

Panettone Il Romanese de Giorgia Proia, repostería Casa Manfredi.
Es un panettone tradicional milanés «hecho en la ciudad de Roma", cerca del Coliseo. «Suave, equilibrado, ligero". De esta forma lo define Giorgia Proia, pupila de Gianbattista Montanari y Rolando Morandin, que renueva la diastasa madre los trescientos sesenta y cinco días del año con mimo y cariño. “Muy conveniente al final de una comida, sin glaseado, con grandes pedazos de fruta confitada de intenso aroma. La Navidad para mí es el aroma de la naranja ”. El empaque es una caja de lata, roja y dorada con un logotipo de muñeco de nieve creado por el auténtico ‘amo de la casa’: su hijo de nueve años Manfredi. El kilogramo y 100g cuestan treinta y ocho euros, mas todos y cada uno de los panetones de Casa Manfredi (que ganó el premio Panettone Máximo dos mil veintiuno-Agrimontana a la mejor comunicación digital) asimismo están libres en versión cocida (220g quince euros).

Gianduioso Panettone por Felice Venanzi y Marta Boccanera, repostería Grué.
Una pareja unida por la diastasa madre: tras los estudios universitarios, se embarca en el camino del pizzaiolo, del repostero. Su panettone es «exquisito, satisfactorio". Dicha en una caja ”. El premiado Gianduioso requiere 3 días de tratamiento. “Los 3 refrescos de la diastasa madre de 4 horas cada uno de ellos son esenciales para lograr un producto final de calidad”, explica Felice Venanzi. “Empezamos por la tarde con la masa anterior y doce horas de fermentación a veintiseis °. Entonces se deja descansar la masa y, una vez en los moldes, se leuda a lo largo de otras 6/8 horas. Tan pronto como se sacaron del horno, se voltearon de forma rápida para redistribuir el peso y la humedad y se dejaron descansar a lo largo de otras doce horas. Al día después, se envasan en sobres en los que se ha rociado el alcohol de vainilla ”. Agrega Marta Boccanera, que se encarga personalmente del embalaje, con sus motivos de forma decidida de tendencia, que “el sabor intenso de Gianduioso lo da la ganache de chocolate negro de origen único de C. de Marfil (sesenta%), la pasta de avellana IGP Piamonte y chips de chocolate con leche con notas cítricas ”. El bulto de 1 kg cuesta cuarenta y dos euros.

A %d blogueros les gusta esto: