Todas las formas de cocinar calabacines al horno

Son más sabrosos que los cocidos en una sartén y menos pesados ​​que las patatas fritas: ¡los calabacines horneados son los mejores!

La calabacín son unas de las verduras más polivalentes que existen y en esta temporada son muy dulces y tiernas y, si tienes suerte, incluso con su flor adjunta. Las recetas para llevarlas a la mesa son verdaderamente numerosas, pueden ser el condimento de un primer plato, de un acompañamiento o bien de un solo plato si van asociadas a quesos o bien otras verduras: tienes donde escoger. Una de las cocinas más exquisitas prosigue siendo la de horno: calabacín convertido restallantes como patatas fritas y son tan buenos que uno lleva al otro. ¡Asimismo para pequeños! Mas asimismo se pueden preparar como un exquisito acompañamiento, con el agregado de yerbas aromatizadas o bien quesos fibrosos, para un plato más suculento y completo.

¡Preparemos el calabacín en el horno!

Cocinar calabacín al horno todas y cada una de las calidades son buenas: blanco, verde, largo, redondo o bien trompeta. No obstante, el tamaño del calabacín es esencial. Mejor escoge esos más pequeño y más joven, por el hecho de que tienen menos semillas en la pulpa y son más dulces: cuanto más tiempo pasa, más amargo adquiere esta verdura. Y después lávalos ya antes de cortarlos en rodajas: el calabacín en sí ya está hecho de mucha agua, si cortas los extremos ya antes de ponerlos bajo el chorro de agua, absorberán todavía más. Si tiene calabacín que no está muy fresco, córtelo y déjelo en un colador con un puñado desprendido de sal gruesa para perder agua a lo largo de treinta minutos: tendrán un sabor menos amargo.

Cada preparación un corte diferente

¡La manera asimismo es esencial! En verdad, para cada receta hay un corte preciso de calabacín. Si planeas hacer patatas fritas, deberás cortarlas en rodajas. delgada con una mandolina y después poner en el horno en una bandeja para enhornar sutilmente aceitada a ciento ochenta ° a lo largo de unos veinte minutos. Si los prefieres en su sitio relleno, entonces vas a hacer leños que entonces excavarás con una cuchase. Si te agradan con menta y orégano, mejor córtalas en piezas de ocho-diez cm que entonces vas a cortar a lo largo en palitos delgados. Cocínelos en una sartén con un tanto de aceite a lo largo de treinta y cinco minutos a ciento ochenta °. Si por contra deseas preparar un tamaño de calabacín y queso, puedes cortarlos en rodajas. arandelas no demasiado gruesas, a fin de que la cocción sea pareja. Para todos y cada uno de los preparativos, el secreto es añadir algunas guarniciones y emplear muchas yerbas aromatizadas, como menta, albaca, orégano y mejorana, que enriquecen el sabor de las verduras. Si tu también tienes Las flores, entonces rellénalas con mozzarella picada y un filete de anchoa, sumérgelas en una masa compuesta solo de harina y agua mineral y después colócalas en una bandeja para enhornar forrada con papel de horno sutilmente aceitado. Hornee a lo largo de quince minutos a ciento noventa ° y después pruébelos uno tras otro.

Veamos de qué manera saborear el calabacín y sus flores en el tutorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *